SALLY MENKE, una pieza fundamental

Es habitual pensar que los montadores simplemente cortan y pegan, pero eso no es así. Lo que hace a la película lo que finalmente es, no es otra cosa que el montaje. Hay detrás un arduo proceso de selección de planos y, en contra, de desecho de otros. Tenemos que saber qué es lo que le interesa al público ver y de qué forma. Y eso no es tarea fácil.

Sally

Es cierto que director y montador permanecen juntos en el proceso de posproducción, o al menos deberían, pero eso no condiciona que el segundo tenga su opinión y pueda expresar lo que cree mejor para la película. En el caso que nos atañe, existía gran complicidad y entendimiento entre Quentin Tarantino y Sally Menke, como se puede ver en el documental The cutting edge: The magic of movie editing.

Por tanto, creo que no podemos hablar de películas como Reservoir Dogs, Pulp Fiction, Kill Bill... sin antes mencionar a su montadora (o editora, para los estadounidenses) que acompañó al director prácticamente en toda su obra, hasta su fallecimiento en septiembre de 2010.

Menke empezó editando documentales para la CBS y poco después comenzó sus andadas con Tarnatino, precisamente con Reservoir Dogs. Llegó a tener a sus espaldas más de 20 créditos en películas desde el año 1984, siendo su último montaje la película Peakcock de Michael Lander.

Estuvo nominada dos veces a los Oscar por Pulp Fiction y por Inglorious Bastard, y ganó dos premios, en San Diego y en Las Vegas, a mejor montaje por Kill Bill: Vol 1.

Siempre supo mostrar a la perfección la marca o estilo de Tarantino: juegos con la estructura, los puntos de vista y los saltos temporales. Menke sabía lo que el director quería y sabía cómo plasmarlo. De hecho, Tarantino afirmó que a veces se enfadaba con ella por no leer su mente el 100% de las veces, ya que el 80% no le parecía suficiente.

Consiguió verdaderas obras de arte en lo que a montaje se refiere y su ausencia, tras su fallecimiento, se ve muy clara en la película Django Unchained, montada por Fred Raskin. Con esto no quiero decir que Raskin no tenga estilo para montar, sino que no sabe trasladar lo que el director quiere, y tengo la sensación de que a Django le sobra mucho metraje.

De hecho, el propio director comentaba que la echó mucho de menos en esta película. Que tenía la necesidad durante todo el rodaje de preguntarle a Sally su famosa frase ‘WWSD’: “What Would Sally Do?”.

tarantino sally menke montaje cine

Añadir un comentario

Estás utilizando un programa tipo AdBlock que bloquea el servicio de "captchas" publicitarios empleado en esta web. Para poder enviar tu mensaje, desactiva AdBlock.