El cine aprende a hablar, conmigo

Mi padre nunca confió en mí. Él quería que siguiese la tradición familiar y me dedicase  a la vida espiritual. "La música no te servirá para nada, Jackie", me decía. "Nos llevarás a la ruina y deshonrarás a esta familia".

"Puede ser", pensaba yo. Pero, ¿quién sería si ni siquiera lo intentaba? El mundo ya estaba demasiado tranquilo. Mudo, silencioso. Necesitaba leer un intertítulo para saber qué necesitaba mi vecino de al lado. Y eso que gesticulaba mucho (las cosas como son...).

Cantor jazz

Pero aquel día... Aquel día de 1927 llegó el tan esperado contrato de la Warner Bros, que rezaba: "Tú serás el primero que hable". Además, incluía también la mención del nuevo invento de la Western Electric (el Vitaphone creo que lo llamaban), que decían que sería mi nuevo medio de expresión. Este aparato proyectaría mi voz y mi música jazz, por fin, de manera sincrónica a mis movimientos.

Para vosotros, gente de un tiempo futuro, esto es una nimiedad. Estáis hartos de escucharos los unos a los otros a través de una pantalla (incluso a vuestros propios gobernantes). Pero, para nosotros, fue un momento fundamental en la historia del cine. En nuestra propia historia.

Mi aparición ante este nuevo invento marcó un antes y un después en la exhibición y el número de espectadores, que se duplicó. Pero como sin darnos cuenta, priorizando el sonido, también caímos en el encuadre fijo, similar al del teatro, que ya habríamos superado en época anterior.

No obstante, como buena registradora de la realidad móvil, la cámara no tardó mucho en volver a caminar, cuestión que también disgustaba a mi padre, (amante de las tradiciones...). "Tienes que modernizarte, te pareces a Chaplin", le decía yo. Siempre me gustó hacer esta comparativa ya que Charles afirmó que el sonido estaba "destruyendo el arte más antiguo del mundo" y que "jamás haría una película sonora". Y ahí le veis luego... ¡Qué os voy a contar!

Volviendo a esta nueva etapa, fueron muchos los que intentaron innovar (sé que dejé una gran huella en ellos, algunos tenemos ese don). Pero, a quien podría destacar entre esos renovadores es a William Fox (sí, el de Fox), que se lanzó a realizar una película sonora en exteriores, un talkie como lo llamaban, pero fuera de un estudio.

Esto suponía un riesgo mucho mayor, ya que el sonido que hay en interior es más limitado que el que encontramos fuera y, por tanto, quedará más limpio cuanto menos ruido haya. No obstante, la viva prueba de que esta aportación era posible la podéis ver reflejada en su producción "En el viejo Arizona", realizada en 1928.

El cine sonoro hizo grandes aportaciones en el arte que ya conocíamos, desde una mayor continuidad narrativa, una economía de planos (los míos los utilizaban más), y un aumento de la duración de planos por el uso de los diálogos (lo anterior lo decía por esto, por supuesto).

También surgió un nuevo elemento dramático que antes era innecesario (o estaba demasiado utilizado), el silencio. Si ahora dejamos una escena sin ningún tipo de sonido, ¡cuidado, espectador!, algo estamos tramando.

Pero no todo eran ventajas. La difusión universal se perdía por la diversidad idiomática de nuestro planeta. ¿Qué soluciones encontraron? Pues las que ahora todos conocéis: rodar las películas en varios idiomas (ah, no, esa no la conocéis), utilización de subtítulos y, en algunos países, empezaron a doblar las películas.

No es casualidad que las mejores industrias de doblaje se encuentren en Alemania, Italia y España, países que, por la época en la que me encuentro escribiendo estas líneas, están sometidas a regímenes dictatoriales que creen que su nación debe ser la única que ha de propagarse por el mundo. Pero esto, queridos lectores, es un tema que no nos concierne ahora... (Ni a mí me importa, que me pilla muy lejos).

Comentarios (2)

carmen-de-couto
Muchas gracias :)
Arturo Morland
  • 2. Arturo Morland | 12/01/2016
Muy Inspirador

Añadir un comentario

Estás utilizando un programa tipo AdBlock que bloquea el servicio de "captchas" publicitarios empleado en esta web. Para poder enviar tu mensaje, desactiva AdBlock.